La Malvasía cabeciblanca es una especie globalmente amenazada (IUCN Endangered; BirdLife International, 1998, 2000). Ello ha llevado a BirdLife International a redactar un Plan Internacional de Acción para la recuperación de dicha anátida. Además existen otros planes de acción a escala mundial (Anstey, 1989), europea y del Paleártico Occidental (Green y Hughes, 1996; Hughes et al., 1999), así como nacional (España y Grecia).
La destrucción del hábitat y la caza son las principales causas del declive en su distribución y tamaño de la población. Probablemente más del 50% de los humedales idóneos para la especie, han sido destruidos o gravemente alterados desde 1900, y los humedales restantes sufren una importante transformación humana.

La principal amenaza para la especie actualmente es la contaminación genética producida por hibridación con la Malvasía canela (Oxyura jamaicensis). Otra gravísima amenaza para las poblaciones silvestres es el plumbismo, patología derivada de la ingestión de perdigones de plomo como consecuencia de su uso como munición en la caza de aves acuáticas.
También las artes de pesca y la competencia con algunas especies ícticas inciden negativamente sobre sus poblaciones.

SITUACIÓN LEGAL

Dado su estado de amenaza, la especie se encuentra en el Anexo II del Convenio de Berna relativo a la Conservación de la Vida Silvestre y el Medio Natural en Europa, como estrictamente protegida; en el Anexo II del Convenio de Bonn sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres, como especie para la que los Estados firmantes se esforzarán por concluir acuerdos en su beneficio; así como en el Anexo I de la Directiva 79/409/CEE del Consejo de la Unión Europea (Directiva Aves, de 2 de abril; D.O.C.E., L 103, 25 de abril de 1979), como de interés comunitario para su conservación.

En España, se encuentra en el Libro Rojo de los Vertebrados de España (Blanco y González, 1992) con la categoría nacional de “En peligro de extinción”, y con la misma aparece en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas (Real Decreto 439/1990, de 30 de marzo; B.O.E., 82, 5 de abril de 1990).

Según se establece en el artículo 29 de la Ley 4/1989, relativo a la catalogación de las especies amenazadas, la categoría de “En peligro de extinción” debe atribuirse a especies cuya supervivencia es poco probable si los factores causales de su situación actual siguen actuando. Por ello, en su artículo 31.2 establece la necesidad de redactar un Plan de Recuperación. Actualmente se encuentra aprobado el “Plan de Recuperación de la Malvasía en Castilla-La Mancha” (Decreto 183/1995, de 28 de noviembre; DOCM, 59, de 1 de diciembre de 1995). En la Comunidad Valenciana está elaborado y se encuentra en fase de aprobación.