El objeto de este proyecto es la conservación de la vegetación de un total de 17 hábitats prioritarios distribuidos a lo largo de 38 sitios propuestos como LICs en la lista nacional de áreas para la Red Natura 2000. Para conservar estos hábitats, se han fijado los siguientes objetivos:

1) La conservación de aquellas unidades de vegetación en peligro de extinción, como los bosques de laurel (hábitat 5230).

2) Restaurar aquellos hábitats prioritarios con importantes dificultades de conservación y que no cuentan con capacidad suficiente para recuperarse por si solos. Un buen ejemplo es la recreación de turberas con Cladium mariscum (hábitat 7210) en áreas aterradas o cultivadas donde, antaño, existía el hábitat.

3) Restauración de la composición en flora y estructura de las más importantes áreas donde aparecen habitats prioritarios ricos en especies de flora rara, endémica o amenazada que se ven afectados por los efectos negativos de la presión humana.

4) Incremento de la red autonómica de Microrreservas, mediante la creación de nuevas áreas destinadas a la conservación, monitorización y estudio de la flora y las comunidades vegetales.