I. INTRODUCCIÓN

El Plan Integral de Residuos tiene por objeto determinar, de forma global y coherente, los criterios esenciales sobre la implantación, financiación, gestión y explotación de las infraestructuras de tratamiento y eliminación de los residuos sólidos urbanos, inertes, asimilables a urbanos, residuos industriales especiales y no especiales y residuos de actividades agrícolas y ganaderas, estableciendo motivadamente prioridades de actuación y señalando las líneas fundamentales a seguir en la materia. Igualmente, el Plan también podrá determinar la ejecución inmediata de obras o la gestión de instalaciones y servicios concretos. De acuerdo con la Ley de Ordenación del Territorio de la Comunidad Valenciana este Plan Integral tendrá naturaleza de Plan de Acción Territorial.

En relación con la planificación urbanística y territorial, la elaboración y aprobación de las infraestructuras necesarias de tratamiento y eliminación de residuos sólidos, así como el planeamiento territorial y urbanístico, se basarán en la necesidad de garantizar la coherencia entre las determinaciones de dichos tipos de planes en aquellos aspectos que deberán ser regulados en ambos marcos de planificación.

En esta línea, la aprobación de la Ley de Impacto Ambiental de la Comunidad Valenciana, de 3 de marzo de 1.989, así como el Reglamento que la desarrolla (Decreto 162/1.990, de 15 de octubre), exijen la necesidad de realizar un estudio de impacto ambiental en los instrumentos de ordenación del territorio como es el presente Plan Integral. El objeto de esta Ley es la regulación de los Estudios de Impacto Ambiental, entendiéndose por tales los encaminados a identificar, clasificar, estudiar e interpretar, así como prevenir los efectos directos e indirectos de un proyecto sobre la salud, el bienestar humano y el entorno.

El capítulo segundo del Reglamento determina las características básicas que debe contener un Estudio de Impacto Ambiental y que se relacionan a continuación:

Teniendo en cuenta que el presente Plan Integral es un Plan de acción global en el marco de la Comunidad Valenciana, la visión del E.I.A. será, igualmente, general en sus planteamientos. En este sentido, si se observa el contenido que debe recoger un Estudio de Impacto Ambiental, se puede deducir que su aplicación a un documento estratégico como el Plan Integral, en el que no se puede llegar a propuestas tan concretas como en el caso de otro tipo de planificación (planes zonales o planeamiento urbanístico municipal), es extremadamente difícil.

Por este motivo, aunque el impacto del Plan Integral sobre el medio ambiente debe ser, de manera global, favorable como consecuencia de los propios objetivos del Plan, relacionados con la minimización de la producción, valorización mediante recuperación y reciclaje y eliminación segura de la fracción no valorizable de modo que no afecte negativamente ni al medio ambiente ni a la salud. El impacto generado por las obras concretas es imposible de cuantificar en esta fase de planificación y, únicamente, es posible abordar los efectos desde una perspectiva genérica.

De esta manera, no existe la posibilidad de describir acciones y alternativas concretas a cada caso, las cuales deberán ser estudiadas en fases posteriores del proceso (anteproyectos y proyectos). Igualmente, en relación con la realización de un inventario ambiental o la identificación, descripción y valoración de las interacciones entre los diversos factores y acciones posibles. El Plan realiza un inventario, tanto de las infraestructuras de tratamiento y eliminación existentes y su estado de mantenimiento, como de los elementos del medio ambiente que pueden verse afectados por las previsiones del Plan.

Finalmente, en cuanto al establecimiento de medidas correctoras o al programa de vigilancia ambiental, el Plan prevé una serie de directrices para el desarrollo de las infraestructuras de tratamiento y eliminación de residuos en la Comunidad Valenciana en relación con la tipología de las infraestructuras, objetivos de calidad, adecuación a la normativa europea, estatal y autonómica; así como medidas para mejorar el control y seguimiento de las instalaciones y del entorno ambiental que pueda verse afectado.

Por otra parte, el Reglamento de Impacto Ambiental indica las actuaciones concretas en materia de gestión de residuos sólidos sujetas a estudios y estimaciones de impacto ambiental; entre las primeras se encuentran las instalaciones de tratamiento y/o eliminación de desechos y residuos sólidos urbanos, desguace y/o almacenamiento de chatarras, instalaciones de eliminación y/o tratamiento de residuos tóxicos y peligrosos por incineración, tratamiento físico y/o químico o almacenamiento en tierra, plantas de almacenamiento y/o tratamiento de residuos radiactivos. En cuanto a las estimaciones de impacto ambiental serán preceptivas para los proyectos que desarrollen sectorial o puntualmente planes globales que hayan sido objeto de Declaración Ambiental Positiva, y específicamente para la instalación, ampliación o reforma de industrias o actividades generadoras o importadoras de residuos tóxicos o peligrosos o manipuladoras de productos de los que pudieran derivarse residuos de tal carácter, así como para las instalaciones de tratamiento y eliminación de residuos inertes, así como su ampliación.

Como es natural, el presente estudio de evaluación de impacto ambiental se efectúa a nivel global del Plan y a la escala de definición de éste por lo que los proyectos derivados del mismo deben ser evaluados ambientalmente a la escala correspondiente, sin perjuicio que en el presente estudio de evaluación se establezca un marco general de identificación y valoración cualitativa de los impactos más relevantes derivadas de las distintas actuaciones contempladas.

 

II. DESCRIPCIÓN DEL PLAN INTEGRAL Y SUS ACCIONES

La situación actual en la Comunidad Valenciana se caracteriza, salvo excepciones, por una deficiente gestión de los residuos sólidos; ello ocasiona un conjunto de impactos negativos sobre el medio ambiente; algunos de los cuales tienen carácter irreversible, entre los que puede destacar como más importantes los siguientes:

Así pues, con el fin de fomentar soluciones supramunicipales coordinadas para algunos los problemas sociales medioambientales enumerados anteriormente se concibieron los Planes de Acción Territorial que se definen en la ya mencionada Ley de Ordenación del Territorio, los cuales partiendo de un análisis y diagnóstico de la situación actual realizan previsiones de futuro y proponen un programa de actuación que, coordinadamente con otras figuras de planeamiento, favorezcan la solución del problema, seleccionando y valorando aquella que se considera más adecuada.

La selección de las actuaciones, según fija la propia Ley 6/1989, se realiza teniendo en cuenta no solamente aspectos de ordenación del territorio, técnicos y económicos sino también medioambientales, de manera que desde la óptica del impacto ambiental un Plan de Acción Territorial es, en sí mismo, una medida correctora de las alteraciones ambientales que recibe el entorno por la deficiente coordinación y compatibilización de políticas sectoriales y urbanísticas a nivel supramunicipal.

Por lo tanto un Plan de Acción Territorial bien concebido minimiza por definición el impacto ambiental, siendo su evaluación por lo tanto sencilla, debido a que durante su redacción, y en todas las fases de ésta, ya se ha introducido la variable ambiental. En realidad lo que se está evaluando ambientalmente es de hecho una medida correctora por lo que el medio ambiente mejorará siempre respecto a la situación previa, siempre y cuando el Plan de Acción Territorial esté bien concebido y en su redacción se hayan tenido en cuenta las acciones y variables medioambientales significativas.

 

 

 

II.1 DESCRIPCIÓN DE LAS ACTUACIONES PROPUESTAS.

El conjunto de obras de infraestructura y de instalaciones para el tratamiento de residuos derivadas del Plan Integral tienen una capacidad para procesar, en el año sexto de iniciación a la totalidad de los residuos sólidos urbanos e inertes producidos en la Comunidad Valenciana, lo que equivale a 2.200.000 Tm/año de residuos sólidos urbanos y 4.300.000 Tm/año para los residuos sólidos inertes. Igualmente, las actuaciones propuestas en el Plan Integral deben ser capaces de tratar en dicho plazo la totalidad de la producción de residuos de jardinería de poblaciones superiores a 10.000 habitantes, estimada en 32.000 Tm/año.

En cuanto a los residuos industriales, sanitarios y agropecuarios, las instalaciones programadas en el Plan tratarán y eliminarán la totalidad de residuos especiales (210.000 Tm/año), no especiales (126.000 Tm/año), asimilables a urbanos (960.000 Tm/año), agropecuarios (2.000.000 Tm/año de purines, 340.000 Tm/año de gallinaza y 30.000 m3/año de alperujo) y sanitarios (2.000 Tm/año). A todo ello hay que añadir las acciones propuestas para la regeneración de suelos contaminados.

Las instalaciones concebidas permiten cumplir los objetivos fundamentales del Plan de Acción Territorial que son : Conseguir que la totalidad de los residuos generados tengan un tratamiento correcto desde el punto de vista medioambiental y que se recuperen la mayor parte posible de los recursos naturales que contienen los residuos, haciendo especial incidencia en la obtención de la materia orgánica, de la que tan necesitados están los suelos valencianos, para evitar su erosión y degradación, y la pérdida de su capacidad productiva, y la restauración de los relieves deteriorados existentes.

En efecto, para cumplir los objetivos citados, la puesta en práctica del Plan propuesto supondrá a partir del año de inicio del Plan un incremento de la capacidad de tratamiento de los residuos producidos en la Comunidad Valenciana reduciéndose en el primer trienio de aplicación del Plan a tan sólo un tercio el diferencial entre residuos producidos y residuos correctamente tratados, siendo este diferencial nulo en el año horizonte del Programa de Actuación del Plan.

La Comunidad Valenciana se ha dividido en el caso de la gestión de los residuos sólidos urbanos e inertes en 27 Áreas de Gestión, donde los municipios incluidos en cada una de ellas son objeto del mismo modelo de gestión. Por otra parte, estas Áreas se agrupan en 17 Zonas, cada una de las cuales se dotará de las infraestructuras necesarias para el tratamiento correcto de la totalidad de los residuos producidos en las mismas y para que puedan servir en caso de necesidad (averías, catástrofes, etc.) para absorber por un corto periodo de tiempo las producciones de las zonas limítrofes; se trata por lo tanto de un sistema concebido unitariamente y con capacidad de interrelación de modo temporal y/o permanente de las diferentes unidades de producción, cuyos límites pueden ser modificados sin que se produzcan distorsiones irreparables. En concreto y para cumplir los objetivos propuestos y cubrir la demanda de tratamiento de los residuos sólidos prevista se propone la construcción de 9 estaciones de transferencia, 1 vertedero de baja densidad, 13 vertederos de alta densidad, 12 plantas de compostaje, 16 plantas de selección de envases, 20 ecoparques y 496 vertederos municipales de residuos inertes.

Todas las instalaciones programadas deberán ser diseñadas, construidas y gestionadas teniendo en cuenta, no solo variables económicas, sino también las sociales y las de carácter medioambiental.

Una vez separados los residuos procedentes de la recogida selectiva, las instalaciones propuestas en este Plan permitirán en el año sexto de la implantación que el 97% de los residuos fermentables producidos por la totalidad de la población de la Comunidad Valenciana sean tratados en plantas de compostaje; mientras que los residuos producidos por el 3% de la población restante y la totalidad de residuos no valaorizables por recuperación, reciclaje o compostaje se depositarán en vertederos sanitariamente controlados, ello es debido a la dudosa viabilidad técnica-económica y medioambiental de las plantas de compostaje para producciones inferiores a 50.000 Tm/año de residuos (menos de 15.000 Tm/año de materia orgánica).

En cuanto a los residuos industriales, además de las instalaciones de almacenamiento intermedio (centros de agrupamiento y transferencia) propuestas para las distintas corrientes de residuos, hay que considerar las instalaciones de recuperación, revalorización y eliminación, habiéndose previsto el vertido en depósito de seguridad de únicamente 23.842 Tm/año y la incineración de 19.470 Tm/año, lo que supone el 1,7% y 1,4% respectivamente del total de residuos generados (1.422.082 Tm/año). El resto de residuos recibirá tratamientos específicos de valorización (70%), depósito en vertedero de R.S.U. (9%) o de inertes (7%) o bien otros tratamientos para su regeneración o depósito no especial.

 

 

 

II.2 IDENTIFICACIÓN DE ACCIONES SUSCEPTIBLES DE GENERAR IMPACTOS AMBIENTALES.

En este apartado se identifican y describen las acciones y elementos de las actuaciones propuestas en el Plan Integral evaluado que durante la fase de construcción, funcionamiento y abandono podrán generar impacto ambiental.

 

II.2.1. Fase de construcción

En esta fase se han identificado aquellas acciones y elementos que se efectuarán durante las obras de construcción de las infraestructuras para el tratamiento de residuos sólidos urbanos o que derivarán de la misma y que son las siguientes:

 

II.2.2. Fase de funcionamiento

En la fase de funcionamiento las acciones que pueden generar impacto ambiental están relacionadas con el tratamiento que se va a realizar de los residuos sólidos. En concreto se han identificado las siguientes acciones:

 

II.2.3. Fase de abandono

Las acciones identificadas que se desarrollarán durante esta fase y que pueden producir impacto ambiental son las siguientes:

 

 

 

III. IDENTIFICACIÓN DE FACTORES SUSCEPTIBLES DE RECIBIR IMPACTOS AMBIENTALES.

Una vez identificadas las acciones susceptibles de producir impacto ambiental por la producción, funcionamiento y abandono de las infraestructuras de tratamiento y eliminación propuestas en el Plan Integral, en este apartado se identificarán los factores del medio que recibirán los impactos derivados de las acciones y elementos de las actuaciones y el tipo de éstos. Los factores del medio susceptibles de recibir impacto ambiental identificados son los siguientes:

De este conjunto de factores hay que destacar, por su mayor relación con las acciones producidas por la construcción y explotación de instalaciones de tratamiento de residuos sólidos, los siguientes:

 

Atmósfera

Este factor sufrirá dos tipos de impactos: por una parte una contaminación física como consecuencia del ruido, polvo, partículas en suspensión, olores, etc. que se generarán durante la fase de construcción y funcionamiento; por otra parte sufrirá una contaminación química, debido a los gases de los motores, la fermentación de la basura y otros procesos.

 

Suelos

Durante la fase de construcción se producirá una disminución o enterramiento de suelos como consecuencia de los movimientos de tierras, explanaciones, desmontes y terraplenados que se realizarán para el acondicionamiento de accesos y zonas de instalación.

La utilización del compost como acondicionador del suelo disminuirá su grado de erosión en la Comunidad Valenciana al mejorar su estructura, aumentando su productividad al proporcionar nutrientes para las plantas y la aireación y retención del agua por parte del suelo, pudiendo tener efectos negativos sobre el mismo si no tiene las características adecuadas.

La restauración de las zonas afectadas supondrá una recuperación o como mínimo un acondicionamiento de la parte superior del suelo que sirva de sustrato a la vegetación.

 

 

Materiales geológicos

Los movimientos de tierras y los vertidos de residuos ocasionarán que se abran o bien se cubran afloramientos de materiales. Por otra parte el reciclado de vidrio, chatarra y plástico disminuirá la demanda de materias primas de origen mineral necesarios para su fabricación.

 

Aguas subterráneas

Este factor podría ser impactado durante la fase de funcionamiento si las infraestructuras se ubicasen en lugares no aptos desde el punto de vista hidrogeológico o bien existiesen fugas de lixiviados contaminados y tras circular superficialmente se infiltrasen en acuíferos. El uso del recurso que ocasionará el tratamiento de los residuos sólidos es poco importante.

 

Aguas superficiales

La dinámica del agua superficial se modifica por los movimientos de tierra, y los drenajes que se construirán. Así mismo puede producirse un aumento de los sólidos en suspensión por erosión de acopios, materiales sueltos, etc. Si se produce una salida al exterior de las instalaciones de tratamiento de lixiviados contaminados o de forma involuntaria se vierten residuos fuera de las mismas se podrán contaminar química e incluso bacteriológicamente las aguas superficiales, en el supuesto de coincidir el hipotético vertido con periodos de lluvia ya que ésta podría producir escorrentía superficial.

 

Vegetación

La vegetación actual se eliminará de la zona afectada por las infraestructuras de tratamiento durante la fase de construcción del mismo y debido a la antropización del medio se desarrollará una vegetación nitrófila. Los ajardinamientos y clausura de vertederos incontrolado modificarán, la fitosociología de la zona si se introducen especies ornamentales exóticas en el lugar. En la restauración se realizará una vegetación del área, lo cual puede impactar positiva o negativamente según las especies vegetales que se utilicen en la misma y la forma en que está se realice. Por su parte, el reciclado de papel y el cartón disminuirá la cantidad de árboles a talar para la fabricación de estos productos.

Fauna

Los efectos sobre la fauna serán distintos según la fase que se considere. En la fase de construcción, la destrucción del hábitat, la presencia humana, el ruido, etc. ocasionará un desplazamiento de la fauna actual. La presencia de basura, en la fase de funcionamiento, podrá ocasionar un aumento del número de roedores, aves, insectos, presencia de perros asilvestrados, etc. durante la fase de abandono, con la restauración se producirá una recolonización del área por la fauna natural de los alrededores.

 

Paisaje

El paisaje se modificará por los movimientos de tierra y las obras a realizar tanto en el acondicionamiento de los accesos como en las explanaciones de la zona de instalación. Una vez concluidas las obras y las infraestructuras en funcionamiento el deterioro estético se producirá por el tráfico de vehículos, eras de fermentación , presencia de elementos volátiles etc, La restauración deberá procurar una integración paisajística del área disminuyendo por lo tanto el impacto.

 

Medio socioeconómico

La aceptación social de las infraestructuras de tratamiento de residuos sólidos propuestas a nivel municipal o supramunicipal es consecuencia de la mala explotación de algunos centros que han creado una mala imagen de los mismos y de los problemas relacionados con los vertederos incontrolados.

A nivel general el Plan Integral contribuye a mejorar el bienestar de la sociedad, la sanidad y el nivel de vida de los habitantes de la Comunidad Valenciana. A nivel municipal o supramunicipal puede generar impactos negativos: expropiaciones, tráfico, o bien olores y deterioro de las condiciones sanitarias derivadas de una incorrecta explotación de las instalaciones; este aspecto queda, no obstante, amortiguado por el modelo de gestión que se propone en el Plan Integral, ya que la titularidad y gestión pública de las instalaciones, con posible explotación privada, pero siempre bajo la estricta supervisión del organismo responsable de la gestión de residuos en la Comunidad Valenciana, garantiza un grado óptimo de explotación y control de las instalaciones, donde el bienestar social, en particular de la comunidad que habite en el entorno de las instalaciones, se convierte en un objetivo prioritario. Por otra parte, a nivel municipal se incrementa el empleo debido a los puestos de trabajo directos o indirectos que se crean en las tres fases de la vida del vertedero.

 

 

 

IV. PRINCIPALES IMPACTOS

Una vez identificadas las acciones y elementos del Plan que pueden producir impacto y los factores del medio susceptibles de recibirlos en la zona de ubicación de las infraestructuras, en el presente apartado se describen los impactos que pueden generarse por la construcción, funcionamiento y abandono de las infraestructuras de tratamiento de residuos que el Plan Integral propone realizar en el quinquenio de implantación, haciendo hincapié en que a nivel general del medio y de la población se produce una mejora por la aplicación de las determinaciones del Plan, ya que éste es una medida correctora de la situación actual.

Los impactos identificados son los siguientes:

 

 

 

V. VALORACIÓN DEL IMPACTO AMBIENTAL

La valoración del impacto ambiental que podrá generarse por la construcción, funcionamiento y abandono de las infraestructuras de tratamiento de residuos previstas se ha realizado cualitativamente, ya que dada la fase de planificación en la cual se está realizando este estudio, difícilmente pueden realizars otro tipo de valoraciones, ya que ni se conocen los emplazamientos ni las características concretas de las instalaciones a proyectar..

La valoración efectuada en este apartado se refiere al impacto que se producirá en el área de implantación de las infraestructuras de tratamiento y como consecuencia de la utilización del compost y productos reciclados a nivel de la Comunidad Valenciana. Como ya se ha señalado, en general puede afirmarse que a nivel social un Plan de Acción Territorial como éste y en consecuencia las obras que de él se derivan, son una medida correctora en si misma de la situación actual y por lo tanto disminuye los impactos negativos recibidos por el entorno.

El método elegido para la valoración ha sido el clásico de las matrices, en las que las filas se representan los factores del medio y columnas las acciones sobre el medio; cada interacción fila-columna se resuelve con un signo indicador cualitativo de la magnitud del impacto.

El resultado de esta valoración queda representado en la matriz siguiente:

 

 

FASE CONSTRUCCIÓN 

FACTORES DEL MEDIO

  

ACCIONES 

EXPROPIACIONES 

ACONDICIONAMIENTO ACCESOS 

MOVIMIENTOS DE TIERRA 

EDIFICACIONES 

INSTALACIÓN MAQUINARIA FIJA 

ACONDICIONAMIENTO ERAS FERMENTACIÓN 

MURO CONTENCION VERTEDERO 

RED DRENAJE LIXIVIADOS 

RED DRENAJE ESCORRENTIA SUPERFICIAL 

CORTAFUEGOS 

CERRAMIENTOS 

REDES ELECTRICAS - TELEFONICAS 

RED ABASTECIMIENTO DE AGUA 

AJARDINAMIENTOS 

TRAFICO DE VEHICULOS 

RESIDUOS DE OBRA 

ABIOTICOS 

AIRE 

CONTAMINACION QUIMICA 

  

CONTAMINACION FISICA 

AGUA 

SUPERFICIAL 

SUBTERRANEA 

TIERRA 

PERDIDA DE SUELO 

CONTAMINACION DEL SUELO 

EROSION 

BIOTICOS 

VEGETACION 

CULTIVOS 

FAUNA 

CULTURALES 

PAISAJE 

SANIDAD 

SEGURIDAD 

VALOR RECREATIVO 

SOCIO - 

EMPLEO 

ECONOMICOS 

ACEPTACION SOCIAL 

 

FASE FUNCIONAMIENTO 

FASE ABANDONO 

FACTORES DEL MEDIO

  

ACCIONES 

TRAFICO DE VEHICULOS 

ALMACENAMIENTO R.S.U. FOSOS 

TRATAMIENTO RESIDUOS 

FERMENTACION M.O. 

COMERCIALIZACION SUBPRODUCTOS 

LIXIVIADOS - AGUAS RESIDUALES 

EXPLOTACION VERTEDERO 

DESMANTELAMIENTO INSTALACIONES 

RECUBRIMIENTO - SELLADO 

RESTAURACION 

ABIOTICOS 

AIRE 

CONTAMINACION QUIMICA 

CONTAMINACION FISICA 

AGUA 

SUPERFICIAL 

SUBTERRANEA 

TIERRA 

PERDIDA DE SUELO 

CONTAMINACION DEL SUELO 

EROSION 

BIOTICOS 

VEGETACION 

CULTIVOS 

FAUNA 

CULTURALES 

PAISAJE 

SANIDAD 

SEGURIDAD 

VALOR RECREATIVO 

SOCIO - 

EMPLEO 

ECONOMICOS 

ACEPTACION SOCIAL 

 

IMPACTO POSITIVO ALTO  IMPACTO NEGATIVO ALTO 
IMPACTO POSITIVO MEDIO  IMPACTO NEGATIVO MEDIO 
IMPACTO POSITIVO BAJO  IMPACTO NEGATIVO BAJO 

 

 

 

Del análisis de la matriz se deduce que las principales acciones impactantes son el acondicionamiento de accesos, los movimientos de tierra y los residuos de obra. Los factores del medio que reciben los impactos negativos más importante son el aire, la vegetación, el paisaje y la seguridad.

En la fase de funcionamiento las acciones más impactantes son el tráfico de residuos y la fermentación de la materia orgánica y los factores más afectados son el aire, el agua y la sanidad y la seguridad del lugar. Es de destacar los impactos positivos producidos por el reciclado y comercialización de subproductos, así como por el sellado de los vertidos incontrolados extendidos antes de la implantación del Plan.

En la fase de abandono será del desmantelamiento de las instalaciones el que producirá los impactos negativos más importantes, mientras que el sellado y la restauración del área ocasionará claramente un impacto positivo.

La vertiente de restauración de relieves deteriorados del Plan (escombreras, canteras abandonadas, clausura de vertederos e instalaciones incontrolados) a través de los programas de gestión de residuos inertes ligados a los de restauración paisajística.

En el apartado siguiente se describen una serie de directrices a tener en cuenta durante la redacción de los proyectos constructivos, la construcción, funcionamiento y abandono de las distintas infraestructuras propuestas que se reducirán los impactos sobre el medio y mejorarán su integración en el entorno; no obstante una vez redactados los proyectos definitivos deberán realizarse estudios de evaluación de impacto ambiental particularizado que confirme que el impacto sobre el medio ambiente ocasionado por el mismo es admisible.

 

 

VI DIRECTRICES MEDIOAMBIENTALES PARA EL DISEÑO DE LAS INFRAESTRUCTURAS DE TRATAMIENTO Y ELIMINACIÓN.

Además de las Directrices recogidas en el Capítulo IX del Plan Integral, del estudio medio ambiental realizado, se desprenden una serie de directrices a tener en cuenta en lar redacción de los proyectos y en las siguientes fases de la ejecución de las infraestructuras de tratamiento y eliminación de residuos sólidos:

  1. Estudio de ubicación de las infraestructuras que tengan en cuenta los condicionamientos geológicos (incluyendo pruebas de permeabilidad), proximidad de núcleos habitados y cercanía de áreas de elevado interés ecológico.
  2. El acondicionamiento de los accesos se realizará adaptándose a los viales existentes y procurando minimizar la necesidad de movimientos de tierra.
  3. Los accesos se dotarán de las correspondientes obras para permitir el correcto drenaje de los mismos. En las zonas en las que se concentre el agua para su vertido a un cauce se diseñarán pequeñas obras de disipación de energía (escollera, vegetación, etc.) cuya finalidad será evitar erosiones.
  4. Los desmontes y terraplenes que se realicen se dotarán de los elementos necesarios para garantizar su estabilidad y evitar erosiones, revegetándose para mejorar su integración paisajística.
  5. En las zonas que se realicen movimientos de tierra se realizarán riegos periódicos para evitar el levantamiento de polvo.
  6. Se acondicionará una zona para la realización de los cambios de aceites, mantenimiento de la maquinaria y repostaje, previéndose la correcta gestión de estos residuos.
  7. Los acopios de materiales se efectuarán en las zonas a resguardo del viento y con reducida cuenca visual.
  8. En las revegetaciones y ajardinamientos que se realicen se utilizarán especies vegetales autóctonas.
  9. Se construirá una barrera vegetal exteriormente a la valla de cierre del Centro, así mismo los ajardinamienos se diseñarán para que actúen como barreras visuales, integrando la zona paisajísticamente.
  10. Las redes eléctricas se instalarán del tipo denominado ecológico, y en su trazado se procurará que el impacto paisajístico de las mismas sea mínimo.
  11. El vallado perimetral se prolongará hasta 0’5 metros de profundidad para evitar la entrada de animales.
  12. Señalización adecuada de las obras y señalización de tráfico en viales de acceso y carreteras afectadas por la obra.
  13. Redacción y cumplimiento del preceptivo proyecto de Seguridad e Higiene.
  14. Depuración de la escorrentía interior del centro de tratamiento antes de su vertido a cauce público.
  15. Las instalaciones deberán diseñarse con el suficiente sobredimensiomamiento para prever los mantenimientos, reparaciones, etc. de las instalaciones, y el almacenaje de subproductos en momentos de caída de la demanda, y para garantizar una fermentación aeróbica y un compost de elevada calidad.
  16. Diseño de controles para comprobar la correcta fermentación de la basura, estudio de instalación de sistemas de medida continua.
  17. Campañas de desinfección, desrratización y para evitar otros animales durante el funcionamiento de las actuaciones.
  18. Sistemas de prevención de incendios.
  19. El sellado de la zona se realizará con una capa de arcilla de por lo menos 0’5 m. de espesor y con permeabilidad de 1*10-9 cm/seg.
  20. En la restauración se extenderá una capa de tierra vegetal de al menos 0’5 metros y se preverán los correspondientes mantenimientos de la misma durante 2 años como mínimo.

 

 

VII. PROGRAMA DE VIGILANCIA AMBIENTAL

El objetivo del programa de vigilancia ambiental es detectar a través de los oportunos controles las posibles desviaciones de los impactos previstos con la suficiente antelación para poder adoptar las medidas correctoras necesarias que eviten daños graves o irreparables en el medio.

Las instalaciones de tratamiento de residuos cumplirán estrictamente la normativa europea aplicable y los criterios fijados por los servicios técnicos de la Consellería de Medio Ambiente. En los estudios de impacto ambiental de cada una de las infraestructuras de tratamiento propuestas se efectuará una propuesta de programa de vigilancia ambiental que será de obligado cumplimiento una vez haya sido aprobado por la Conselleria de Medio Ambiente.

En este sentido, anualmente el explotador de la instalación de tratamiento efectuará una auditoría medioambiental de la instalación que remitirá en el mes de febrero de cada año a la Consellería de Medio Ambiente.