DECRETO 240/1994, DE 22 DE NOVIEMBRE, DEL GOBIERNO VALENCIANO, POR EL QUE SE APRBA EL REGLAMENTO REGULADOR DE LA GESTIÓN DE LOS RESIDUOS SANITARIOS. (DOGV núm. 2401, de 05.12.94)

La necesidad de conseguir una ordenación sanitaria que integre armónicamente los objetivos de garantizar la salud pública y la protección y defensa del medio ambiente es una aspiración presente en nuestra sociedad. Para ello, debe tenerse en cuenta que una gestión inadecuada de los residuos generados en las actividades sanitarias puede constituir un riesgo para la salud y el medio ambiente, que debe ser controlado y minimizado con especial sensibilidad.

La normativa actual no se ocupa íntegra y unitariamente de la gestión de los residuos generados en las actividades sanitarias, ni lo hace con la especificidad y previsión que su problemática requiere.

En efecto, la Ley 42/1975, de 19 de noviembre, sobre desechos y residuos sólidos urbanos, incluye en su ámbito de aplicación los residuos producidos como consecuencia de las actividades sanitarias en hospitales, centros de especialidades, centros de salud, consultorios y clínicas, pero sin especificar ni precisar las diversas clases de residuos que se producen en las mismas, su origen y naturaleza, o la incidencia de los mismos sobre la salud y el medio ambiente.

Análogamente, tampoco la Ley 20/1986, de 14 de mayo, Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos, y su Reglamento, aprobado por el Real Decreto 833/1988, de 20 de julio, que incluyen como tales a los residuos infecciosos, contienen otra clase de especificaciones que tengan en cuenta las especiales características de los residuos sanitarios.

Se hace, pues, de todo punto conveniente dictar una normativa adicional que, siguiendo los criterios comunitarios establecidos en la Directiva 91/689/CEE, de protección de la salud humana y la del medio ambiente, procure una gestión integral de los residuos sanitarios generados o gestionados en la Comunidad Valenciana.

La definición y clasificación de los residuos generados en los centros sanitarios, y la gestión de los mismos según criterios selectivos idóneos en las correspondientes operaciones de recogida, transporte, tratamiento y eliminación, tanto en el interior como en el exterior de los centros que los generan, son principios fundamentales para una gestión integral adecuada.

La competencia de la Generalitat Valenciana para el desarrollo legislativo y la ejecución de la legislación estatal, así como para establecer normas adicionales de protección en materia de protección del medio ambiente (artículos 149.1.23 de la Constitución espaÑola y 32.6 del Estatuto de Autonomía), faculta para dictar una norma como la presente que, respetuosa con la normativa básica estatal en materia de residuos, regula unitaria e íntegramente la gestión de los residuos sanitarios.

En su virtud, de acuerdo con el Consejo de Estado, a propuesta de los Consellers de Sanidad y Consumo y de Medio Ambiente y previa deliberación del Gobierno Valenciano, en la reunión del día 22 de noviembre de 1994,

DISPONGO

Artículo único

Se aprueba el Reglamento Regulador de la Gestión de los Residuos Sanitarios, que a continuación se incorpora como anexo.

DISPOSICIóN TRANSITORIA

Sin perjuicio de lo dispuesto en la normativa básica estatal, todas las personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, afectadas por las disposiciones contenidas en el presente Decreto, que generen, transporten, traten o eliminen residuos

sanitarios, habrán de adecuarse a sus preceptos en el término máximo de dos aÑos a partir de su entrada en vigor.

DISPOSICIONES FINALES

Primera

Se faculta a los Consellers de Sanidad y Consumo y de Medio Ambiente para dictar las disposiciones necesarias para el desarrollo del presente Decreto.

Segunda

El presente Decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana.

Valencia, 22 de noviembre de 1994.



El presidente de la Generalitat Valenciana,

JOAN LERMA I BLASCO

El conseller de Medio Ambiente,

EMèRIT BONO I MARTíNEZ

El conseller de Sanidad y Consumo,

JOAQUíN COLOMER SALA

ANEXO

REGLAMENTO REGULADOR DE LA GESTION

DE LOS RESIDUOS SANITARIOS

CAPíTULO I

Disposiciones generales

Artículo primero. Objeto

El presente Reglamento tiene por objeto regular la gestión de los residuos generados por las actividades sanitarias, con el fin de garantizar la protección de la salud humana, la defensa del medio ambiente y la preservación de los recursos naturales.

Artículo segundo. Gestión

A los efectos del presente Reglamento, se entiende por:

1. Gestión: el conjunto de actividades destinadas a dar a los residuos sanitarios el destino final más adecuado, de acuerdo con sus características y en orden al cumplimiento de los objetivos del presente Reglamento. Comprende las operaciones de manipulación, clasificación, recogida, almacenamiento, transporte, tratamiento y eliminación.

2. Gestión intracentro: la realizada en el interior del centro sanitario que genera los residuos.

3. Gestión extracentro: la realizada fuera del centro sanitario que genera los residuos.

Artículo tercero. Clasificación

1. Los residuos generados en las actividades sanitarias de titularidad pública o privada, ya sean asistenciales, preventivas, de investigación, docencia o laboratorio, que hayan entrado en contacto directo o indirecto con pacientes, se clasifican y definen en los grupos siguientes:

a) Grupo I. Residuos asimilables a los urbanos: son aquellos que no plantean especiales exigencias en su gestión, tales como cartón, papel, material de oficinas, despachos, cocinas, cafeterías, bares, comedores, talleres, jardinería, etc.

b) Grupo II. Residuos sanitarios no específicos: son aquellos residuos que, procedentes de pacientes no infecciosos y no incluidos en el grupo III, están sujetos a requerimientos adicionales de gestión intracentro, siendo, a los efectos de su gestión extracentro, asimilables a los del grupo I. Estos residuos incluyen material de curas, yesos, textil fungible, ropas, objetos y materiales de un solo uso contaminados con sangre, secreciones o excreciones.

c) Grupo III. Residuos sanitarios específicos o de riesgo: son aquellos en los que, por representar un riesgo para la salud laboral y pública, deben observarse especiales medidas de prevención, tanto en su gestión intracentro como extracentro.

d) Grupo IV. Residuos tipificados en el ámbito de normativas singulares: son aquellos que en su gestión, tanto intracentro como extracentro, están sujetos a requerimientos especiales desde el punto de vista higiénico y medioambiental. En este grupo se incluyen los residuos citostáticos, restos de sustancias químicas, medicamentos caducados, aceites minerales o sintéticos, residuos con metales, residuos de los laboratorios radiológicos, residuos líquidos, etc.

2. A su vez, los residuos sanitarios del grupo III, denominados específicos o de riesgo, se subclasifican en:

a) Residuos sanitarios infecciosos: son los procedentes de pacientes con las enfermedades infecciosas que figuran en el anexo del presente Reglamento.

b) Residuos anatómicos.

c) Sangre y hemoderivados en forma líquida, incluyendo los recipientes que los contengan.

d) Agujas y material punzante y cortante.

e) Vacunas vivas y atenuadas.

f) Material contaminado procedente de hemodiálisis de portadores crónicos.

g) Cultivos y material contaminado de laboratorios de microbiología e inmunología.

h) Restos de animales en centros experimentales y de investigación.

3. A su vez, y a los efectos de facilitar su gestión, los residuos sanitarios del grupo III se subclasifican en residuos secos y húmedos.

Artículo cuarto. Definición y ámbito de aplicación

1. El presente Reglamento es de aplicación a los residuos sanitarios, entendiéndose por tales la totalidad de los residuos incluidos en los grupos II y III y, de entre los incluidos en el grupo IV, los residuos citostáticos.

2. El ámbito de aplicación del presente Reglamento comprende todas las actividades de gestión de los residuos sanitarios generados en las actividades relacionadas con la atención a la salud humana, en todos los centros, servicios y establecimientos de protección de la salud, atención sanitaria y sociosanitaria, análisis, investigación y docencia, públicos o privados, de la Comunidad Valenciana, así como en los centros y servicios veterinarios asistenciales, o que sean gestionados en su ámbito territorial.

3. El presente Reglamento no es de aplicación a los residuos radiactivos, las grandes piezas anatómicas y cadáveres humanos, y las aguas residuales.

CAPíTULO II

Operaciones sujetas a control

Sección primera

Operaciones de gestión intracentro

Artículo quinto. Recogida intracentro de los residuos sanitarios

1. La recogida de los residuos sanitarios en el interior de los centros que los generen se realizará aplicando rigurosos criterios de segregación, asepsia, inocuidad y economía, evitando trasladar la contaminación o el deterioro ambiental a otro medio receptor, y en particular:

a) Se implantará un sistema de recogida selectiva y diferenciada de todos los tipos de residuos generados en el centro, atendiendo a la clasificación establecida en el artículo 3, evitando las mezclas que supongan un aumento de su peligrosidad o de la dificultad para su gestión.

b) Para los residuos de los grupos II y III se utilizarán bolsas o recipientes de un solo uso, cuyas características técnicas se adaptarán a los criterios siguientes:

- Estanquidad total.

- Opacidad a la vista.

- Resistencia a la rotura.

- Asepsia total en su exterior.

- Ausencia total en su exterior de elementos sólidos punzantes o cortantes.

- Volumen no superior a 70 litros.

- Cerramiento especial hermético de fácil apertura, que no pueda abrirse de forma accidental.

c) Para los residuos citostáticos, se utilizarán contenedores de un solo uso, de polietileno o poliestireno, de manera que permitan la incineración total, resistentes a los agentes químicos y a los materiales y objetos perforantes y que dispongan de cierre hermético especial.

d) Para los residuos cortantes y punzantes se utilizarán recipientes impermeables, estancos, rígidos y a prueba de corte y perforación.

e) Para los residuos consistentes en muestras de sangre, hemoderivados y otros residuos líquidos específicos se utilizarán recipientes rígidos, impermeables, herméticos y estancos. Dispondrán obligatoriamente de este tipo de recipientes las salas de operaciones, los servicios ginecológicos y patológicos, los laboratorios serológicos, los bancos de sangre y las áreas asistenciales que los generen.

2. La identificación externa de las bolsas, contenedores o recipientes será la siguiente:

a) Para los residuos del grupo II, el rótulo indicativo llevará la leyenda "Residuos sanitarios no específicos".

b) Para los residuos del grupo III y citostáticos, y sin perjuicio de lo dispuesto respecto del etiquetado en la Ley 20/1986, de 14 de mayo, Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos, y normativa complementaria:

- Para los del grupo III, el rótulo indicativo de precaución llevará la leyenda "Residuos de riesgo".

- Para los citostáticos, el rótulo indicativo de precaución llevará la leyenda "Material contaminado químicamente. Citostáticos".

3. Se prohibe depositar en una misma bolsa, recipiente o contenedor residuos de tipos diferentes, según la clasificación establecida en el artículo 3.

Artículo sexto. Transporte intracentro de los residuos sanitarios

1. El transporte de los residuos sanitarios en el interior de los centros que los generen es una operación sometida a control, que se realizará atendiendo a criterios de responsabilidad, agilidad, rapidez, asepsia, inocuidad y seguridad, y en particular:

a) Los residuos sanitarios recogidos en las diferentes áreas o dependencias del centro se transportarán al almacén de residuos sanitarios del propio centro con una periodicidad máxima de doce horas.

b) Los contenedores y sistemas de transporte utilizados para el traslado de los residuos al almacén no podrán ser utilizados para otro fin, y se desinfectarán después de cada operación.

c) Las zonas intermedias de almacenamiento de los residuos para su traslado al almacén central estarán adecuadamente delimitadas, definidas y seÑalizadas.

2. Se prohibe depositar los residuos sanitarios en otro lugar que no sea la zona de producción de los mismos o los almacenes habilitados para su depósito en el mismo centro.

Artículo séptimo. Almacenamiento intracentro de los residuos sanitarios

1. Los residuos sanitarios se podrán almacenar dentro del centro que los ha generado, bajo un estricto control, un máximo de setenta y dos horas, prolongables a una semana si el almacén de residuos dispone de un sistema de refrigeración.

2. El lugar de almacenamiento de los residuos sanitarios deberá estar bien ventilado e iluminado, será espacioso y estará debidamente seÑalizado, deberá estar acondicionado para poder realizar su desinfección y limpieza, será impermeable hasta dos metros de altura y situado de tal forma que no pueda molestar a los espacios vecinos.

3. El almacén deberá mantenerse cerrado, habrá de tener fácil acceso desde el exterior y deberá estar protegido de la intemperie, las temperaturas elevadas y los insectos y animales.

4. El acceso al almacén sólo estará permitido al personal autorizado expresamente.

Artículo octavo. Control de las operaciones de gestión intracentro

1. Sin perjuicio de la normativa que sea de aplicación, las operaciones de gestión intracentro de los residuos sanitarios se realizarán de acuerdo con lo dispuesto en el presente Reglamento.

2. Corresponde al órgano de la Generalitat Valenciana competente en materia de sanidad y consumo, la vigilancia y control de las operaciones de manipulación, clasificación, recogida, transporte y almacenamiento intracentro de los residuos sanitarios, tanto en los centros sanitarios públicos como privados, y sin perjuicio de las que, en materia de sanidad animal, correspondan al órgano de la Generalitat Valenciana materialmente competente.

Sección segunda

Operaciones de gestión extracentro

Artículo noveno. Gestión extracentro de los residuos sanitarios del grupo II

Para la recogida, transporte, tratamiento, eliminación, y, en general, todas las operaciones de gestión extracentro de los residuos sanitarios del grupo II, se estará a lo dispuesto en la Ley 42/1975, de 19 de noviembre, sobre desechos y residuos sólidos urbanos, y normativa complementaria, así como a lo establecido en la normativa vigente sobre el transporte de mercancía por carretera que sea aplicable, y en el presente Reglamento.

Artículo diez. Gestión extracentro de los residuos sanitarios del grupo III y de los residuos citostáticos

Para la recogida, transporte, tratamiento, eliminación y, en general, todas las operaciones de gestión extracentro de los residuos sanitarios del grupo III y de los residuos citostáticos, se estará a lo dispuesto en la Ley 20/1986, de 14 de mayo, Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos, y normativa complementaria, así como a lo establecido en la normativa vigente sobre el transporte de mercancías peligrosas por carretera que sea de aplicación, y en el presente Reglamento.

Artículo once. Transporte extracentro de los residuos sanitarios

1. Las operaciones de carga y descarga de los vehículos de transporte de residuos sanitarios se realizarán en condiciones óptimas de seguridad, limpieza y agilidad; deberá disponerse del espacio y de los medios necesarios, y cuidar de la protección de la salud laboral.

2. Los vehículos de transporte de residuos sanitarios serán isotermos, de caja de carga cerrada, dotada de cierre de seguridad, impermeable al agua, especialmente estanca y de fácil desinfección. Tales vehículos no podrán ser empleados para el transporte de otra clase de residuos, y deberán ser homologados por la Conselleria de Medio Ambiente, previo informe de la Conselleria de Sanidad y Consumo.

3. El transporte de los residuos sanitarios se realizará de forma separada para cada uno de los grupos definidos en el artículo 3. De igual manera, la entrada de los residuos sanitarios en las instalaciones de tratamiento o eliminación, o en vertederos controlados, se hará diferenciadamente, en función de tales grupos.

Artículo doce. Tratamiento y eliminación de los residuos sanitarios

1. El tratamiento y eliminación de los residuos sanitarios del grupo III y de los residuos citostáticos se realizarán teniendo en cuenta rigurosos criterios de inocuidad, asepsia y salubridad, con el fin de garantizar la eliminación de todos los gérmenes patógenos.

2. Los residuos sanitarios del grupo III podrán ser eliminados:

a) Mediante incineración en hornos fabricados y preparados para tal finalidad, construidos según las siguientes condiciones técnicas:

- Temperatura de combustión media entre 1.000 y 1.200 grados centígrados.

- Alimentación automática o semiautomática de los hornos, con mecanismos elevadores o de bloqueo de contenedores.

- Funcionamiento continuo.

- Purificación de los gases de combustión mediante sistemas y equipos técnicos que garanticen en todo momento emisiones a la atmósfera por debajo de los límites especificados en las normativas que sean de aplicación en cada momento.

- Recuperación de calor en los casos en que sea técnica y económicamente viable.

b) Como residuos asimilables a los urbanos, siempre que previamente se hayan tratado mediante esterilización o desinfección, mediante vapor caliente a presión por técnica de autoclave, es decir, mediante la acción desinfectante producida por un proceso fraccionado de vapor por vacío, que debe reunir las características técnicas siguientes:

- Extracción del aire de la cámara de desinfección y del material a desinfectar por evacuación del fluido en diversas fases, alternadas con la introducción de vapor saturado.

- Desinfección con vapor saturado.

- Secado del material desinfectado por evacuación.

Los residuos sometidos a este proceso no deben sufrir ninguna manipulación previa o simultánea al mismo, salvo un proceso de trituración previo a su vertido, de tal forma que resulten irreconocibles, y sólo podrán ser tratados como residuos asimilables a los urbanos en instalaciones controladas, debidamente legalizadas y expresamente autorizadas para su tratamiento, previa su esterilización o desinfección.

Los residuos sanitarios del grupo III se considerarán adecuadamente desinfectados cuando hayan perdido las características biopatogénicas por las cuales se incluyeron en este grupo.

3. Además de los procesos de tratamiento anteriormente indicados, la Conselleria de Medio Ambiente podrá autorizar otros que considere adecuados, en función del desarrollo tecnológico.

4. Los residuos del grupo III que sean punzantes o cortantes, como agujas, hojas de bisturí, estiletes o cualquier material metálico que pueda ser vehículo de transmisión de enfermedades, se podrán tratar mediante esterilización en el mismo centro, y sólo después se podrán gestionar como residuos asimilables a los urbanos. Unicamente podrán ser tratados y eliminados en instalaciones controladas, debidamente legalizadas y previamente autorizadas de manera expresa para ese preciso fin.

5. La eliminación de los residuos citostáticos se realizará mediante neutralización química o incineración a una temperatura que pueda asegurar su total destrucción.

Artículo trece. Control de las operaciones de gestión extracentro

Corresponden a la Conselleria de Medio Ambiente las funciones de control, vigilancia, inspección y sanción de todas las actividades de gestión extracentro de los residuos sanitarios, así como de las instalaciones de tratamiento o eliminación de los mismos, para este último caso extracentro o intracentro, públicas o privadas, y realizar o requerir los análisis y verificaciones que considere necesarios, todo ello sin perjuicio de las competencias asignadas a otros entes públicos.

CAPíTULO III

Actuación de las administraciones públicas

Artículo catorce. Actuación de la Administración de la Generalitat Valenciana

1. Sin perjuicio de las competencias de las entidades locales, corresponde a la Generalitat Valenciana adoptar las medidas necesarias con el fin de asegurar que las actividades de gestión de los residuos procedentes de las actividades sanitarias, y en especial de los residuos sanitarios, se efectúen en condiciones adecuadas para la protección de la salud humana, la defensa del medio ambiente y la preservación de los recursos naturales.

2. La Generalitat Valenciana ajustará su actuación a los siguientes objetivos:

a) La introducción de sistemas adecuados de recogida selectiva y de almacenaje intracentro de los residuos sanitarios en la red sanitaria de la Comunidad Valenciana.

b) La implantación de la infraestructura de instalaciones de tratamiento y eliminación más adecuada tecnológicamente para los residuos sanitarios.

c) La colaboración con organismos públicos y privados en programas de búsqueda, investigación, desarrollo y control de calidad de las nuevas tecnologías en el ámbito de la gestión de los residuos sanitarios.

d) La formación del personal dedicado a la gestión intracentro de los residuos sanitarios.

e) Cualesquiera otros derivados de la normativa aplicable.

Artículo quince. Actuación de las entidades locales

1. En los términos de la normativa vigente y de acuerdo con sus respectivas competencias, las entidades locales procurarán que la recogida, transporte y tratamiento de los residuos sanitarios que se generen u originen en su territorio se realicen en las condiciones establecidas en el presente Reglamento.

2. Las provincias y entidades locales de ámbito supramunicipal colaborarán con la Administración de la Generalitat Valenciana en la formulación, desarrollo y ejecución de los planes, proyectos o actuaciones relacionados con los objetivos del presente Reglamento.

CAPíTULO IV

Ordenación de la actividad

Artículo dieciséis. Ordenación de la actividad

1. Los productores o poseedores de residuos sanitarios adoptarán las medidas necesarias para asegurar que la gestión de los mismos se realice de acuerdo con lo establecido en el presente Reglamento y en el resto de la normativa aplicable.

2. A todos los efectos, los residuos sanitarios tendrán siempre un titular responsable, condición que corresponde a los productores, poseedores o gestores.

Sólo se produce transferencia de la titularidad, y de la responsabilidad correspondiente, para el supuesto de cesión de residuos sanitarios, cuando ésta se realiza a una entidad legalmente competente o autorizada para realizar operaciones de gestión de los mismos. La cesión de los residuos del grupo III y citostáticos debe constar en documento fehaciente.

Las autorizaciones que, para la gestión de los residuos sanitarios del grupo III y citostáticos, otorgue la Administración de la Generalitat Valenciana no podrán ser invocadas para excluir o disminuir la responsabilidad civil o penal en que los beneficiarios incurran en el ejercicio de sus actividades.

Si los productores o poseedores de residuos sanitarios los entregaran a terceros que no estén en posesión de la autorización necesaria, responderán solidariamente con ellos de los daÑos y perjuicios que se produjesen por causa de tales residuos, así como de las sanciones procedentes.

3. Corresponde al director, gerente o máximo responsable del centro, establecimiento o servicio sanitario donde se generen los residuos sanitarios:

a) Velar por el cumplimiento de la normativa referente a la clasificación, la recogida, el almacenamiento y la entrega de los residuos sanitarios, en su caso, a un gestor autorizado, así como, si procede, de la referente al tratamiento o eliminación de los mismos.

b) Informar al personal del centro de los efectos perjudiciales que pueden derivarse de los residuos sanitarios, y de las medidas aplicables para evitarlos.

c) Transmitir a la Administración competente, en su caso, los datos que les sean solicitados.

4. El órgano medioambiental de la Generalitat Valenciana creará sendos registros de establecimientos y centros sanitarios, y de centros y servicios veterinarios, para ambos casos tanto públicos como privados. Los órganos competentes en materia de sanidad y consumo y de agricultura y pesca prestarán la ayuda necesaria para la creación de los registros indicados.

5. Los productores y gestores extracentro de residuos sanitarios facilitarán al órgano de la Generalitat Valenciana competente en materia de medio ambiente, y a las entidades locales correspondientes, la información, inspección y supervisión que tales organismos, en el ámbito de sus respectivas competencias, consideren convenientes para el cumplimiento de lo previsto en la normativa aplicable.

CAPíTULO V

Autorizaciones y documentos

Artículo diecisiete. Autorización de las actividades de gestión extracentro de los residuos sanitarios

1. Las personas físicas o jurídicas que realicen cualesquiera operaciones de gestión de los residuos sanitarios del grupo III y citostáticos deberán contar con la previa autorización administrativa de la Conselleria de Medio Ambiente, en los términos de lo dispuesto en la Ley 20/1986, de 14 de mayo, Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos, y normativa complementaria.

2. En los proyectos de instalaciones de tratamiento y eliminación de residuos sanitarios será necesario el informe previo de la Conselleria de Sanidad y Consumo, sin perjuicio de cualesquiera otras licencias o autorizaciones que procedan.

3. La autorización para la gestión de los residuos sanitarios del grupo III y citostáticos quedará sujeta a la prestación de una fianza y a la constitución de un seguro de responsabilidad civil, en los términos de lo dispuesto en la Ley 20/1986, de 14 de mayo, Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos, y normativa complementaria.

4. La Conselleria de Medio Ambiente comunicará al Ayuntamiento del término municipal en el cual se vaya a realizar la actividad de gestión, las condiciones y otras circunstancias de la autorización.

Artículo dieciocho. Libro de control y documentos de control y seguimiento

1. Los centros, servicios y establecimientos que produzcan residuos sanitarios del grupo III y citostáticos habrán de tener y llevar al día un libro oficial de control, a disposición de la Administración, en el cual habrá de constar el origen de los residuos, su cantidad, destino, métodos y lugares de tratamiento, así como las fechas de generación y cesión.

2. Las personas físicas y jurídicas autorizadas para realizar operaciones de gestión de los residuos sanitarios del grupo III y citostáticos están obligados igualmente a tener y llevar al día un libro oficial de control, comprensivo de todas las operaciones en que intervengan, en el que figuren, como mínimo, el centro generador, cantidad, transportista, fecha de recepción y operaciones de tratamiento, el cual también estará a disposición de la Administración.

3. Los productores, transportistas y gestores de residuos sanitarios del grupo III y citostáticos deberán rellenar el documento de control y seguimiento que establezca la Conselleria de Medio Ambiente, así como presentar ante la misma un informe anual en el que se deberán especificar, como mínimo, la cantidad de residuos sanitarios gestionados, la naturaleza de los mismos y el destino final.

CAPíTULO VI

Régimen sancionador

Artículo diecinueve

El incumplimiento de lo dispuesto en el presente Reglamento será sancionable de acuerdo con lo establecido en las Leyes 42/1975, de 19 de noviembre, sobre desechos y residuos sólidos urbanos; 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad; 20/ 1986, de 14 de mayo, Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos, y las que fueren de aplicación, mediante el procedimiento establecido en el Real Decreto 1398/1993, de 4 de agosto, por el que se aprobó el Reglamento del Procedimiento para el Ejercicio de la Potestad Sancionadora.

ANEXO DEL REGLAMENTO

Enfermedades infecciosas transmisibles por agentes patógenos en los residuos infecciosos, grupo III

- Cólera.

- Fiebre hemorrágica causada por virus.

- Brucelosis.

- Difteria.

- Meningitis, encefalitis.

- Fiebre Q.

- Borm.

- Tuberculosis activa.

- Hepatitis vírica.

- Tularemia.

- Tifus abdominal.

- Lepra.

- Antrax.

- Fiebre paratifoidea A, B y C.

- Peste.

- Poliomielitis.

- Disentería bacteriana.

- Rabia.

- Sida.

- Fascitis necronizante.